Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Darío Arce Gutiérrez: “El apoyo de mi esposa y de mi familia es, sin duda, el cimiento de mi labor”

2 de noviembre de 2014 05:55 PM
23 0

–He tenido la incidencia de mi padre, quien siempre me hablaba sobre la idea de que el rubro financiero sería lo más apropiado para mi futuro en base a mis habilidades y las oportunidades fueron surgiendo y tuve la dicha de tener buenos mentores en el sector, quienes sin guardarse nada me proporcionaron todos sus conocimientos y yo los supe internalizar y capitalizar. Este mismo enfoque de compartir visiones es lo que debemos orientar en las personas con los equipos.

–Desde sus inicios, Interfisa honró al ahorrista. Nos enfocábamos en la intermediación financiera y gracias a esto no tuvimos problemas en la crisis financiera que afectó a varias empresas del sistema. El capital más importante fue la confianza. Desde el comienzo impusimos un estilo de atención personalizada y de cercanía con nuestros clientes, apoyando a los microemprendedores y al pujante sector de las pymes en todo el territorio nacional.

–Se tomó en serio la política de puertas abiertas, no solo en los manuales, sino que realmente todos los funcionarios atienden a los clientes y están capacitados para tener el mejor relacionamiento con los clientes. Y este punto se mantiene cada vez con más firmeza en Interfisa. La transparencia, el trato de tú a tú con los clientes, es lo que hace la diferencia. Esa búsqueda constante de excelencia, en mejorar la atención a los clientes, en ser más eficientes en los procesos, y el amplio compromiso y sentido de pertenencia de los gerentes y del equipo es, sin duda, la base del éxito.

–Edificar una empresa requiere de mucho esfuerzo y sacrificio, cuesta conforme a que tan perfeccionista, detallista y responsable sea la persona. En mi caso, tuve el privilegio de estar siempre rodeado de profesionales excelentes que me enseñaban, me asesoraban y trabajaban conmigo, lo cual me ha permitido ir paso a paso de manera firme y siguiendo mis principios, conocimientos y respetando mi liderazgo. El apoyo de mi esposa y de mi familia es, sin duda, el cimiento de mi labor.

–¿Qué consejo puede darle a las personas que inician un nuevo emprendimiento?

–El principal consejo que puedo dar es, siempre seguir la línea de su inspiración, valores y no perder el foco de su negocio. Cuando alguien se propone emprender un negocio, debe tener la visión clara de lo que desea hacer y trabajar sobre eso, ir en esa línea y tratar de que el camino, que a veces se vuelve sinuoso, se convierta en lineal dirigido hacia el propósito. Es claro que el negocio puede ir teniendo variantes, las cuales pueden ser positivas y en ese momento se debe evaluar si contribuye a la esencia de lo que se propusieron y avanzar, siempre avanzar nunca perder el objetivo.

–Interfisa empezó en el 1979 con 5 empleados, hoy, a 35 años de su fundación, el equipo humano está compuesto por casi 1.000 funcionarios, quienes con responsabilidad, alto profesionalismo, disciplina y humildad han apoyado para que Interfisa sea parte del proceso en que estamos viviendo, con un país más dinámico e inclusivo.

–Actualmente, tenemos 48 sucursales alrededor del país en zonas pujantes y emergentes, con los mejores servicios, calidad de atención, comodidad y excelencia.

Nuestra proyección para el 2015 será llegar a sectores que aún no estamos presentes y seguir contribuyendo con la bancarización en el país, no tenemos límites, solo aprovechar las oportunidades que se presentan.

–No logro estimar, al inicio de la entrevista he comentado que mi intención genuina en este negocio era ayudar a transformar realidades y concretar sueños y cada vez que pienso que he contribuido con el mejoramiento de la calidad de vida de personas y por ende, familias y de las empresas, siento que he logrado mi objetivo y eso me hace sentir que estamos transitando el buen camino.

Alguien, alguna vez definió el éxito como la verdadera experiencia de haber cambiado la vida de una persona en el mundo, no sé si he cambiado, pero estoy seguro que he contribuido a que sienta que ha dado un paso adelante y eso lo hace sentir bien, seguro, empoderado y apasionado.

–Mis padres me han transmitido valores y disciplina que se han convertido en la esencia de mi persona, la honestidad, la sinceridad y la responsabilidad son algunos de ellos, pero, siempre que miro retrospectivamente, rescato algo que ellos hacían conmigo muy probablemente de manera intuitiva y era que yo creyera en mí, que crea en mis sueños, estar convencido que lo lograría, que era capaz de alcanzar lo que me propusiera.

–Mi familia siempre ha estado involucrada con Interfisa desde un comienzo, era tanta la pasión que transmitía que todos sin querer formaban parte de ella. Actualmente Silvia y Darío Enrique, egresados universitarios y con cursos de maestría en Administración, ya son ejecutivos de Interfisa, trabajan con entereza y aplicando los valores inculcados en la familia.

Fuente: lanacion.com.py

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0